3 Reglas que debes romper (que en efecto funciona para tu crecimiento).

De ninguna manera me considero común ¿Y tú? Por naturaleza soy diferente, todos sabemos que nadie es igual. Una vez nacemos ¡rompen el molde! Con el único propósito de hacer aún mejor lo que se hizo con excelencia. Desde que tengo memoria soy apática a las respuestas incompletas y a la mediocridad que mantienen a las mentes ignorantes. (¡Sí! Me metía en contantes problemas dondequiera). Encontrar respuestas a mis mayores preguntas para mí era importante).


¿Has sentido esto? Porque si te identificas conmigo me place decirte lo que aprendí al respecto: no hay NADA malo contigo.

Conozco las reglas naturales del universo porque la vida se ha encargado de ofrecerme lecciones poderosas y yo me he encargado de aprenderlas para no perder mi tiempo en conductas masoquistas. Esas reglas no las batallo porque he entendido que trabajan a favor de mi crecimiento y felicidad. Están diseñadas para conectarnos con la inteligencia infinita que prospera nuestros sueños y demanda de nosotros sólo responsabilidad y desarrollo personal.


A las reglas que me refiero son las reglas no-oficiales que apelan a la conducta humana en nuestro diario vivir. Lo que todo el mundo sabe y nadie habla, que se establecen por hábito o por costumbre y se convierte en lo aceptado. En este artículo te comparto fracciones de aprendizajes que pudieran prevenirte de caídas épicas, no porque se trata de “romper reglas” sino porque se trata de eliminar “lo promedio” que trae ambientes de inclemencia a nuestro espíritu. En otras palabras ¡problemas!


Creo firmemente que nuestra belleza tanto como nuestro valor como seres humanos es inmedible. Sin embargo, no todo el mundo logra conectar con esa belleza interior que los lleva a manifestar tu individualidad. En ocasiones porque es trabajoso, porque es sacrificado, porque no saben cómo hacerlo (lo cual es otra excusa para no tomar responsabilidad de su crecimiento), o simplemente porque es más fácil hacer lo conveniente, lo aceptado antes de hacer lo correcto. La verdad que no conozco ningún buen líder que no haya pecado de estar en alguna o varias de las anteriores. De hecho, he estado en ¡todas ellas en diferentes puntos de mi vida! Así que no te sientas incómodo/a si te identificas con esto de alguna manera.


Hacer lo que es correcto en cualquier situación y contexto es tarea dura. Necesitamos tener convicción-- y tener convicción requiere asumir posturas, comunicar nuestras propias opiniones, tener mente y voz propia ante el mundo, tener nuestro propio punto de vista y tener el valor de sostenerlas todas en argumentos fundamentales bien construidos.


¿Conoces la definición de “mentes pequeñas”? Mentes que se conforman con lo que saben y critican por no conocer. No hablo de tamaño de mente, hablo de altitud del pensamiento. Como líderes podemos tener más y en efecto ¡podemos tener lo que queramos! Sólo necesitamos tomar acción sobre algo y punto. Sin embargo, nunca alcanzaremos nuestro máximo potencial mientras -“más”- tenga mayor importancia que “mejor” en cualquier asunto de nuestra vida. La calidad del pensamiento cuenta.


Dicho esto, enfocándome en esas “reglas” sociales no-oficiales que debes romper (y me encanta romper), es importante que sepas que es un camino de alto reto, incomodidad e inmensa recompensa. En el camino dime tú si es algo que quisieras hacer o quisieras evitar. ¡Aquí van!



1. Rompe la regla de: “lucir bien sin importar qué”. No hablo de imagen exterior ni de moda, hablo de “quedar bien no importa qué”. Hay personas que prefieren lucir bien antes de ser honestas, lo cual es una posición que trae a la larga muchos desalientos en términos de relaciones porque es difícil inspirar confianza en otros cuando nunca nos hacemos verdaderamente visibles.


2. Rompe la regla de: “tengo la razón” Si prefieres tener la respuesta a todo antes de tener una buena pregunta dejas poco espacio al descubrimiento. Tener la razón es extenuante, no es lo mismo levantar oposición desafiante a cuestionar por curiosidad e interés para entender los motivos de otros (por ejemplo). Re-enfoca la energía que inviertes en tener la razón a escuchar generosamente y comunicar asertivamente.


3. Rompe la regla de: “tengo que tener el control”.

Ten el control sobre todas las áreas de bienestar personal que necesitas tener el control, para eso el Creador nos dio el privilegio de surtirnos con una mente que a nivel consciente podemos utilizar a voluntad. Controlar es divertido, eso todo el mundo lo sabe. Nos da cierta seguridad, garantía de que las cosas se hacen como queremos. Sin embargo, hay cosas sobre el control que podemos vivir sin ellas. De hecho, la vida puede tornarse mucho más simple y más agradable si dejamos las tendencias de control extremo sobre todo lo que manejamos a diario (sea nuestro o no).


El problema es cuando queremos controlar todo lo que está a nuestro alcance pero fuera de nuestros límites.

Tomar control requiere responsabilidad, entendimiento para discernir lo que está fuera de lugar porque invadimos el lugar de otros. Hay dos cosas que no necesitas controlar: (1) lo que no puedes controlar y - (2) lo que no es tuyo. Regresa al flujo saludable de la libre expresión, del amor permisivo que deja SER a todos en tu alrededor. Desde que el control divide, suelta y comienza a sumar.


Otra cosa.


En el camino de crecimiento personal asegúrate pensar que tus resultados no te definen. Tú no eres tus resultados. Tus resultados comunican información valiosa sobre quién has sido en cierto momento-- y esa, es información que funciona como fuente de corrección en nuestro carácter. Habla de las acciones que funcionaron y de las acciones que no funcionaron. Con reflexión frecuente, puedes tomar ventaja de la información que generan tus resultados y mejorar tu identidad como líder.


Dime entonces, ¿con cuál te identificaste?


Reflexiona sobre eso y comienza a renunciar a las reglas que has adoptado por hábito y fortalece todas aquellas que sustituyen cualquier hábito que te asemeje con la conducta promedio. Eres más que control, razón o imagen. Eres un ser con propósito valioso para la historia de la humanidad. ¡Corrige! ¡Escribe tu parte! Nutre tu corazón y mente con buena compañía. ¡Voy a ti!



https://pinkalloy.com/tu-tienda-virtual/

Pink Alloy Tu Tienda
COPYRIGHT © 2020· SZExpert | Privacy Policy
MASTERMIND GROUPS • LIDERAZGO TRANSFORMACIONAL + RECURSOS